14 octubre, 2010

Más Relatos de Juan

9
Luego de investigar arduamente el tema, Juan inventa un test para detectar sueños: una serie de preguntas que al ser formuladas determinan si uno está soñando. El test no falla nunca, funciona tanto con sueños eróticos como en las más oscuras pesadillas. Todos despiertan sin problemas; comienzan a formular las preguntas y ni bien descubren que se trata de un sueño abren los ojos. Un día, o quizás una noche, no estamos del todo seguros, Juan despierta.

10
Un telegrama informa a su familia que Juan ha muerto en la guerra. Al tiempo, ignorando este detalle, Juan regresa a su casa. Hay fiesta. Sus padres no quieren ni dormir, temen que al despertar todo haya sido un sueño. El destino corrige sus errores, a la semana Juan muere en un accidente. Sus padres, sin atreverse a confesarlo, están seguros de que, cuando menos se lo esperen, volverá a aparecer.

11
Juan, un conocido blogger de internet, decide crearse un alter ego para poder expresar sus ideas más radicales sin alterar su reputación actual. Al poco tiempo, su alter ego comienza a acumular seguidores; sin embargo, descubre que aun no es tan sincero como debería, pero, temiendo perder a estos últimos debido a un cambio de linea, opta por crear un segundo heterónimo, aun más crudo y ácido. Contrario a lo que hubiese esperado, gran cantidad de seguidores comienzan a prestar oídos a este segundo, que, de tan rebelde, jamás se le podrían escapar cursilerías como las escribe Juan sin comprometer su fama. Entonces, reflexiona, así tampoco puede decir lo que desea. Tarda, pero al fin comprende que sin identidad es imposible decir lo que se piensa.

*** 

Pueden leer los primeros relatos de Juan acá: Relatos de Juan

También aprovecho para comentarles que mi cuento Final Abiero ha sido publicado en la revista Oblogo que puede conseguirse en muchos lugares de la ciudad de Buenos Aires, o leerse online en la página de la revista.


7 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Es verdad.

Y està bien expuesto.

La verdad, necesita un mensajero.

Un abrazo.

MariaCe dijo...

¡Me encantan los relatos de Juan!

Nicolás Aimetti dijo...

La verdad también suele ser sobrestimada, Mark Twain supo escribir un bello texto sobre el arte de mentir. Abrazo, Gaucho!


Gracias, MariaCe!!! Me pone muy contento que te hayan gustado!

Galliano dijo...

Muy buenos los tres. El segundo tiene ese clima de melancolía y frustración que uno siente al despertar de un sueño hermoso y realista. Como "Cartas de mamá"

[lag] laura agüero dijo...

me encantó nico, todo se enreda en sí mismo como buscando perder sentido, bueh, es al menos lo que yo siento al leerlo, muy bueno! saludos...

Nicolás Aimetti dijo...

Lo debo haber leído por el 95 a "Cartas de Mamá" (el libro tiene fecha de ese año) y me había olvidado por completo de el argumento. Recién lo estuve ojeando, creo que lo voy a releer antes de irme a dormir. Gracias por el comentario, Alejandro!

Nicolás Aimetti dijo...

Gracias, Lau! Qué bueno tenerte por aquí!