07 diciembre, 2010

Premio Oblogo y Tres Cuentos de Fusilados

Gracias a un afortunado desliz del destino, que quiso que uno de mis cuentos (Final Abierto) obtenga el favor del jurado en el premio Oblogo - Banco Hipotecario, tengo el honor de poder compartir con ustedes esta grata noticia.
Quiero aprovechar la ocasión para agradecer a todos los que siguen el blog y continuamente me alientan y acompañan en este camino. Y por supuesto, muchas gracias también al jurado y la gente de Oblogo, que llevan adelante un proyecto sumamente admirable.
Bueno, como para que no sea todo puro pavonearse y agradecimientos, a continuación van tres cuentitos que tenía anotados medio al margen de un cuento que estaba escribiendo (que ya terminaré).

Tres cuentos de fusilados
Era el mejor soldado, pero había cometido un terrible desacato. Sus compañeros, debían fusilarlo esa misma tarde. Era una injusticia, lo sabían todos, pero el general tenía su carácter. Acordaron que ellos también se rebelarían; cada vez que les ordenasen fuego, errarían el disparo a discreción.
Llegada la hora de la ejecución, a la primer orden, todos dieron en el blanco.
***

Un preso a punto de ser fusilado le pregunta al otro:
¿A qué no sabés que le dijo un fusilado a otro?”.
No. ¿Qué le dijo?
Entonce el general dio la orden de fuego y se terminó el chiste.
***

Tres condenados marchan al paredón. Uno es un ladrón decidido y el otro uno arrepentido; el tercero, quien dice ser el salvador, refiere al segundo que su arrepentimiento habrá de salvarlo. Dispuestos los tres, el general da la orden de fuego que derriba al salvador y al ladrón decidido. El ladrón arrepentido busca en vano la herida en su cuerpo y sonríe mirando al cielo. En eso disparan la segunda descarga y muere pensando que se salvaba.

18 comentarios:

Andres dijo...

Felicitaciones Nico, respecto a este post el mejor es el primero. Refleja la actitud de muchas personas en estos tiempos.

El último también me impactó. Yo también pensé que se salvaba.

El Gaucho Santillán dijo...

Felicitaciones!!!

Buenos relatos, che!!!

un abrazo.

escuchando palabras dijo...

Nicoo que buena noticia, te lo mereces sos un gran escritor, espero poder brindar con vos, besos

Natalia M. dijo...

grande Nico!

Nicolás Aimetti dijo...

Andrés: Gracias! Qué bueno que te hayan gustado los relatos!

Gaucho: Gracias, abrazo a vos también!

Pato: tarde o temprano ya brindaremos,eso dalo por seguro. Besos!

Na: hace cuatro días que me alimento a sanguchitos de miga. Si no paro me voy a poner grande en serio :P Gracias, Na!

el Tomi dijo...

Ahora que le han dado el premio Oblogo, yo le obligo a que gane todos los premios que le quedan por ganar, Nicolás, y de los cuales usted es largamente merecedor. Otra cosa, deje de alimentarse a sanguchitos de miga, hágame el favor, vaya buscar unos buenos champanes y, como dice el tango, tomo y Oblogo mándese un trago. En serio, lo felicito sinceramente cómplice.

Sergio dijo...

Hola Nico,

Muchas felicitaciones! Igualmente, ignorando a los cerebritos del jurado, mi preferida entre sus obras es:

http://nicoaimetti.blogspot.com/2009/04/los-cabalistas.html

El preferido de los cuentos de este post es el primero. No le veo una intención moralista.

Ahí te agregué a mi lista de amigos (lo cual no es una distinción mayúscula, pero ayuda a difundir el mensaje).

Un abrazo!

Nicolás Aimetti dijo...

Lo del champan lo voy a tener en cuenta, Tomi; será un placer obligado.
Y estas felicitaciones ya son otro premio para mí, así que se puede decir que le estoy haciendo caso.
Gracias!!!

Nicolás Aimetti dijo...

Hola, Sergio!
A mi también me gusta Los Cabalista, pero le tengo que pegar una buena corregida alguno de estos días.
Y sí, en el primero, más que una intención moralista, la idea es representar una de las escenas más comunes de la vida misma.
Ahí te agregué yo también a mis contactos.
Abrazo grande, Sergio!

viruta dijo...

y si te digo que el final del tercero es tantantan?

jijiji!

felíz nuevo año per te.

(palabra de verificación: polammes)

viruta dijo...

la felicitación va implícita, pero por las dudas mejor explicitarla. jo!

(esta vez me tocó 'bollese') jojo!

Nicolás Aimetti dijo...

Gracias, Viru!!!!!

Galliano dijo...

De lo mejor que te he leído, junto con los relatos de Juan.
Disculpá que no te comente más seguido.

Nicolás Aimetti dijo...

Gracias, Galliano! Juega ese cuento, parece...
Y lo de las disculpas está de más, si bien está bárbaro que te comenten, sé perfectamente que a veces puede ser muy pesado andar comentando todo el tiempo, así que no hay nada que disculpar.
Saludos!

Anónimo dijo...

Interpreto tus cuentos como parábolas del miedo y uso del libre albedrío; de la ignorancia respecto del tiempo y la muerte, y de la duda como mueca de una contingente salvaciòn.
Miedo, ignorancia y duda, males que aquejan y direccionan la existencia humana.
Buenos los remates.

Nicolás Aimetti dijo...

Los que opinaron igual, acerca de los remates, fueron los fusilados ;).
Gracias por tus comentarios!

Anónimo dijo...

ja! justita y al pie...
Aunque me imagino viendo la escena final a quienes dieron la orden opinando en consecuencia.
Saludos!

Nicolás Aimetti dijo...

Gracias por comentar! Saludos!