29 marzo, 2009

El fondo

Ese lugar en donde soy bueno. En donde aun te sigo queriendo. En donde se esconde ese rincón de noche que siempre me acompaña. En en donde a veces hace frió. En donde te toqué por primera vez entre las piernas, por arriba de la bombacha, y pude sentir los pelitos escapando por los costados. En donde solía sentarme en la escuela. Donde tantos están. De donde algunos pocos salieron. Que a veces acariciamos cuando la luna trepa hasta el cenit y Baco danza en las venas. Que parece estar agujereado, de tantas cosas que entran, y sobre todo de otras que salen.

6 comentarios:

Beleth dijo...

wuau, me gusta como utilizas las palabras...

Anónimo dijo...

Genial.

Sergio

Nicolás Aimetti dijo...

Muchas gracias Beleth.
A vos también Sergio, un abrazo.

Galliano dijo...

Muy bueno. Me gustan más tus textos más cortos, como este. Hasta luego.

Nicolás Aimetti dijo...

Mil gracias por tu comentario, Galliano, un honor para mi que te hayas dado una vuelta por estas páginas.

Lagarto dijo...

La verdad es que no te tenia. Muy buenos!